Volver a los detalles del artículo Perder el sýmbolon. A propósito de un allanamiento